Si un caballo tiene la barriga muy grande, puede ser señal de que está ingiriendo forraje de mala calidad. El intestino grueso naturalmente retiene el forraje de mala calidad por más tiempo en un intento de descomponer la fibra para obtener la mayor cantidad de nutrientes posible. Este proceso provocará una mayor retención de fibra en el intestino grueso provocando la distensión del abdomen del caballo.

La solución a esta situación es mejorar la calidad del forraje utilizando forrajes con mayor digestibilidad. Dado que no es posible mejorar significativamente el forraje que proporciona, le recomendamos que reemplace parte del forraje suministrado con un buen producto fibroso, por ejemplo, un producto a base de alfalfa.

OBLEA

ALFALFA

ALFABEET